Últimos cuentos

c1b3a7f70935eb31a5d00bc9e5c1ff80d885186f
Bienvenidos a nuestra web sobre cuentos infantiles, esta web está dedicada a los mas pequeños de la casa así como a todos aquellos padres que deseen educar a sus niños con los mejores valores.
Si eres profesional de la educación aquí encontrarás grandes cuentos para ayudar a educar a todos tus alumnos, ademas incluimos audiocuentos de todos los cuentos para que los niños recreen su imaginación al escucharlos.

Cuento de Ricitos de Oro

admin 20 de diciembre del 2013 Cuentos clasicos No hay comentarios

Había una vez una familia de osos muy feliz que vivía en lo más lejos del bosque. La familia estaba formada por tres osos; papa oso que era el más grande de todos, la mamá oso que era la que cuidaba del hogar y el oso más pequeño que era el hijo de ambos. Los tres se llevaban muy bien y siempre se sentaban juntos para desayunar.
Una mañana como otra cualquiera todos los osos se levantaron y se sentaron a la mesa a tomar su rico desayuno de leche caliente pero cuando fueron a probarla la leche estaba demasiado caliente como para beberla de un solo trago por tanto, decidieron dar una vuelta al bosque para hacer tiempo y así la leche pudiera enfriarse sin problemas.

Cuento de Pedro y el lobo

admin 12 de diciembre del 2013 Cuentos clasicos No hay comentarios

Había una vez un pueblo muy tranquilo en lo alto de la montaña en la que convivían todos los vecinos en armonía y entre ellos, un joven pastor algo travieso pero de buen corazón. Los aldeanos se levantaban muy temprano con la idea de subministrar todos los vienes posibles a sus familias y también cuidar su rebaño que era una de las grandes bazas para hacer dinero todos los días y así sobrevivir.
El joven pastor se llamaba Pedro y era muy famoso en el lugar porque siempre estaba de aquí para allá con sus historias y con sus juegos.

Cuento del avaro mercader

admin 6 de diciembre del 2013 Cuentos de animales No hay comentarios

Había una vez un mercader muy tacaño y bastante malhumorado al que todos conocía en las tierras de ganado. La actitud de este campesino no gustaba a nadie pues siempre iba dando gritos y tratando mal a quien le hacía una pregunta que él consideraba inoportuna con el tiempo y gracias a esto, el mercader se ganó un apelativo bastante desagradable; el “avaro mercader”.

El avaro mercader trataba muy mal a los animales en especial a su asno que siempre había sido su mulo fiel y llevaba todas las cargas pesadas de su amo sin rechistar en cambio, el mercader siempre con malas ideas le pegaba palizas y le gritaba.

Cuento de la hormiga Lucía

admin 2 de diciembre del 2013 Cuentos de animales No hay comentarios

Había una vez una pequeña hormiga muy trabajadora llamada Lucía que siempre estaba dispuesta a hacer todo lo posible por conseguir su pan de cada día. La pequeña hormiga se alimentaba de las hojas que encontraba por el suelo y todos los días salía a buscar alimento para así poder sobrevivir.

La pequeña hormiga Lucía tenía preferencia por un árbol del que cogía todas las hojas y ramas. Las hojas para poder comer todos los días y las ramas para ir construyendo un refugio cálido en los días fríos y cuando el invierno se acercaba.

Las arrugas del abuelo

admin 30 de septiembre del 2013 Cuentos de navidad No hay comentarios

Una tarde de otoño estaba la inquieta Bárbara en el salón con su abuelo. Bárbara quería mucho a su abuelo y le encantaba pasar tiempo con él. Le parecía simpático, amable y siempre tenía algo que contar. Pero aquella tarde Bárbara observó de cerca a su abuelo y vio que tenía una arruga grande.

La pequeña Bárbara siguió mirando a su abuelo y le dijo: “abuelo, tienes muchas arrugas, deberías usar la crema de mamá” El abuelo comenzó a sonreír y le dijo a su pequeña nieta: “Ya sé que tengo muchas arrugas hijita, pero no me importa.

El amor que nace en el asiento del parque

admin 25 de septiembre del 2013 Cuentos clasicos No hay comentarios

A Pedro y a Ana les gustaba pasear por el parque que se encontraba cerca del centro de la ciudad.

De hecho, gracias a que los dos disfrutaban de ello, al final acabaron conociéndose y fue ahí donde empezó su historia de amor.
Ana solía sentarse en un banco que había cerca de un puesto donde se vendían rosas, pero siempre, un poquito antes de sentarse, compraba una flor para disfrutar de su aroma mientras descansaba un rato.
Un día, cuando Ana se dirigió al parque, se dio cuenta de que había olvidado su monedero en casa, por lo que no tenía dinero para comprar una rosa.

María José y sus inquietudes

admin 25 de septiembre del 2013 Cuentos clasicos No hay comentarios

Había una vez una niña muy curiosa que siempre estaba preguntando sobre todo lo que escuchaba y veía a su alrededor.
 
Siempre le inquietaba absolutamente todo, y gracias a ello, con el paso del tiempo fue aprendiendo muchas cosas que otros niños de su edad no sabían.
Un día, su madre compró un libro donde se explicaba el significado de los nombres, algo que a la pequeña le empezó a llamar muchísimo la atención. Su nombre era María José, y empezó a darse cuenta de que todo en realidad tenía su razón de ser.