» » El Príncipe y el Mendigo

El Príncipe y el Mendigo

admin 12 de marzo del 2013 Cuentos de princesas No hay comentarios

Érase una vez un principito muy curioso que un día salió a pasear sin que le acompañase su escolta. El paseo lo dio por uno de los peores barrios de su ciudad, y encontró a un chico que era exactamente igual que él.

El Príncipe y el Mendigo

Cuando ambos se vieron, enseguida se dieron cuenta de estos parecidos, salvo por la diferencia de las vestimentas. El mendigo le dijo al príncipe que él sería feliz si pudiesen vestir durante tan sólo un instante con esas ropas, lo cual produjo una gran vergüenza al príncipe, que al momento se despojó de su traje y lo intercambió con el mendigo.

En ese mismo momento apareció la guardia real buscando al príncipe, pero como era de esperar lo confundieron con el mendigo. El príncipe intentó convencerlos de que se estaban equivocando, pero fue inútil.

En la ciudad fue contando quién era pero todos lo tomaron por loco. Finalmente se dio por vencido y se dedicó a buscar trabajo; realizaba las tareas más duras a cambio de apenas algunas monedas. Años después estalló una guerra con el país vecino, y debido al gran amor que sentía el príncipe por su patria se alistó en el ejército, mientras que el mendigo seguía ocupando su trono.

En una ocasión el príncipe fue a buscar al general para avisarle de que había dispuesto mal las tropas, y le explicó el modo y el tipo de estrategia que hubiese utilizado el rey que ya había fallecido. Al general le sorprendió esto y le preguntó que cómo lo sabía.

El príncipe le explicó lo ocurrido, y el general siguió los consejos del pequeño soldado y consiguió hacer huir al enemigo. Seguidamente busco al muchacho y se dio cuenta de que junto al cuello tenía tres pequeñas rayas rojas.

Al momento se dio cuenta de que era la señal que tenía el príncipe cuando nació, y fue entonces cuando razonó que el que ocupaba el trono no era el verdadero rey.

Finalmente el príncipe recuperó su trono pero perdonó al mendigo, y a partir de entonces el nuevo rey gobernó con bondad ya que sabían lo que se sufría viviendo en la ciudad.

admin

Deja tu comentario

  • Nombre:
    E-mail:
    URL: (Opcional)